El jugador, por Fiódor Dostoievski

Publicado por Víctor Abreu en

Hace algo más de una semana que terminé de leer El jugador, escrito por Fiódor Dostoievski. Este es el primer encuentro que tengo con una novela de este escritor ruso, aunque ya de antemano conocía a ligeramente de que van la mayoría de sus trabajos, sobre todo aquellos que han sido adaptados al cine como es el caso de Crimen y castigo, siendo versionada en diversas ocasiones, siendo la que mejor captó todo mi atención Sin compasión, de el director peruano Francisco Lombardi. En el jugador tenemos a Alekséi Ivánovich, un joven que aunque estudiado, ejerce de tutor sobre una familia aparentemente adinerada que vive en las suites de un hotel en la ciudad de Roulettenbourg. Dentro de los miembros de esta familia está la joven Polina, de quién Alekséi está enamorado y a quién literalmente ha jurado proteger, defender y servirle incondicionalmente. Decía que la familia es aparentemente adinerada ya que no bien la historia toma forma nos damos cuenta de que solo hacen una especie de pantalla ante la sociedad, debido a que realmente se encuentran al borde de la quiebra y lo único que puede salvarlos es la muerte de la cabeza de la familia, la abuela Antonida Vasílevna, dueña de incontables propiedades e inversiones.

Bajo órdenes de Polina, Alekséi se ve obligado a recurrir a la ruleta con las intenciones de multiplicar el poco dinero que les queda. Las habilidades de predicciones matemáticas de Alekséi son puestas en evidencia luego de salir victorioso en varias ocasiones y con los bolsillos llenos de dinero. Dado que toda la familia está pendiente del estado de salud de Antonida, ésta decide personificarse en el hotel, haciendo un viaje largo desde Rusia solo para dejarles bien claro que no ha muerto y que no piensa seguir manteniendo los estrafalarios gustos de una familia derrochadora.

En esta visita a Roulettenbourg la abuela desarrolla un enorme e inesperado interés por los juegos de ruleta, así que le pide a Alekséi que sea su consejero de juego. El resultado empieza a ser satisfactorio, aunque Antonida, llevada por la emoción de la victoria empieza a tomar decisiones distantes de las sugeridas, llevándola a fin de cuentas a perder no solo el dinero con que llegó a la ciudad, también muchas de las propiedades y títulos que poseía en Rusia y que serían heredados por la familia.

Dostoievski me mantuvo con los ojos sobre las líneas en todo momento, no recuerdo haber leído un libro con la misma intensidad con la que leí El jugador. Es una lectura interesante desde el punto de vista social y literario. Me encantó como toda la historia es narrada de forma protagónica desde una primera persona. Este libro se lo recomiendo a todos y le dejo una puntuación de 9.0 de 10.


Compartir esta publicación



Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados